Probé estas galletas por primera vez en Boston, ya hace casi diez años. Fui a hacer un curso en la universidad y para mí era un evento importantísimo que iba a cambiar mi vida. Dos semanas en Beth Israel Deaconess Medical Center. El primer día de curso, cuando llegó la hora de comer, en vez de darnos una pausa entró un chico con pizzas, sandwiches y galletas de chocolate. Todo el mundo siguió en la clase como si nada. Bueno, como si nada no, comiendo cosas pringosas con las manos, mientras tomaban apuntes. Lo único que yo era capaz de comer eran las galletas, así que me pasé dos semanas tomando galletas para comer y unos sandwiches gigantes para merendar.

Como puedes imaginar, estas galletas las preparo cada vez que siento nostalgia de esa época. Las pruebo y recupero la energía y las ganas de aprender continuamente para cambiar el mundo. Esto compensa un poco lo poco sanos que son sus ingredientes, pero de vez en cuando necesitamos endulzarnos el alma ¿no?.

Tienen un sabor intenso a chocolate, están crujientes por fuera y blanditas por dentro y si te las comes recién salidas del horno, cosa que no podrás evitar cuando las huelas, los chips de chocolate están derretidos y se funden en la boca.

¡Te animo a que las prepares!

Ingredientes (para unas 20 galletas)

  • 115g mantequilla pomada
  • 100g azúcar blanco
  • 110g azúcar moreno
  • 1 huevo grande
  • 150g harina
  • 100g avena
  • ½ cucharadita sal
  • 1/2 cucharadita bicarbonato
  • 1/2 cucharadita levadura
  • 200g perlitas chocolate
  • 80g chocolate negro (rallado)

Paso a paso:

  1. Batir la mantequilla y el azúcar. Añadir el huevo y batir hasta que esté integrado en la masa.
  2.  Añadir la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal. Amasar con las manos hasta formar una pasta.
  3. Rallar el chocolate negro para poder integrarlo en la masa.
  4. Añadir la avena y el chocolate y mezclar.
  5.  Hacer bolas del tamaño de una pelota de golf, aplastarlas y hornear a 190º 10-15 minutos. Dejar una separación de 3-4cm entre ellas ya que crecen en el horno. El tiempo depende mucho de tu horno, en cuanto empiecen a dorarse, sácalas.
  6. Al sacar del horno todavía estarán blanditas, dejar enfriar sobre la rejilla.

Anuncios