¡Feliz fin de semana a tod@s! Hoy vuelvo a la carga con una receta ultra energética. Ya sabes que intento comer sano y de lunes a viernes me ciño a ello, pero los fines de semana, sobretodo si voy a la montaña, me doy algún capricho en la mesa.

Hoy en vez de postre, he apostado por una pasta carbonara. La carbonara tradicional no lleva nata, está hecha con huevo y así es como la hago en casa. Te animo a que la pruebes, el sabor es delicioso y tiene muchas menos grasas que la carbonara “moderna” que se ha impuesto en las cocinas españolas.

Ya sé que ahora debería empezar a escribir la receta, pero me permito un minuto de sermón alimentario: Compra panceta de calidad. En casi todos los países hay panceta ahumada (bacon, speck…) increíble.  La panceta es un producto que debemos limitar en nuestra dieta, pero al menos, si lo comemos, debemos disfrutarlo y saber qué estamos introduciendo en nuestro estomágo. El precio es muy asequible y necesitas poca cantidad. Por ahorrar unos céntimos puedes arruinar el plato (y tu salud).

Ingredientes (2 personas):

  • 160g de tallarines (integrales)
  • 1 huevo
  • 1 yema
  • 1 cebolla pequeña
  • 50g panceta ahumada (aprox 2 lonchas)
  • Agua
  • 50g parmesano en lascas
  • Sal y pimienta

Paso a paso:

  1. Poner una olla con abundante agua y sal. Cuando hierva, añadir los tallarines y dejar cocer unos 9 minutos (seguir el tiempo indicado en el paquete, cada marca es diferente).
  2. Cortar la cebolla y el bacon en trocitos pequeños. Sofreír en una sartén grande a fuego medio.
  3. Cuando la pasta esté lista NO la escurras. Sácala con una espumadera y échala directamente en la sartén. Guarda el agua de cocción hasta el final.
  4. Inmediatamente, saca la sartén del fuego, echa el huevo y la yema sobre la pasta. Remueve bien para que se integre durante un par de minutos. Con el calor de la pasta (acaba de salir del agua hirviendo) se cocerá y quedará cremoso recubriendo los tallarines. Añade sal, pimienta y orégano al gusto.
  5. Si está demasiado espeso, añade 3-4 cucharadas del agua de cocción de la pasta y sigue removiendo (siempre fuera del fuego).
  6. Ralla unas lascas de parmesano y sírvelo por encima de la pasta.

¿Qué hago si…

… se ha cuajado el huevo, parece una tortilla?

El huevo cuaja a más de 65 grados. Si lo has echado encima de la pasta y fuera del fuego no debería cuajar. De todos modos, en cuanto veas que empieza a cuajarse, añade un poco de agua de cocción. Al tener más líquido conseguirás que quede cremoso más fácil.

Otra opción es añadir un poco de parmesano rallado en la sartén, junto con el huevo (recuerda, con el huevo fuego siempre apagado). Esto ayudará a mantener el huevo menos en contacto con la sartén.

… el huevo no recubre la pasta?

Una ración posible es que hayas hervido la pasta con aceite. El aceite crea una capa impermeable y ayuda a que la pasta no se pegue si la dejas reposar. Si vas a usar la pasta al momento, no pongas aceite en el agua. Esta capa de aceite evita que las salsas impregnen la pasta y le quitarás sabor.

… la ración me parece muy pequeña?

Las raciones siempre dependen de las necesidades nutricionales de cada persona. 80g de pasta con un huevo y bacon es más que la ración recomendada para cualquier adulto que no haga ejercicio. Prueba a tomar una ensalada o una crema de verdura de primer plato. O quizá un yogur de postre. A mí, me costó adaptarme a las raciones recomendadas de pasta, pero te aseguro que ahora no paso ningún hambre.

Anuncios