Cada vez falta menos para acabar mis clases de alemán y eso significa volver a estar en casa y cocinar por las tardes. Mientras tanto, sigo cocinando recetas súper rápidas que me permitan comer sano y tener energía para sobrevivir a mi ajetreado día a día.

Esta receta de pollo es una de ellas, se prepara súper rápido y además es una forma original de comer pechuga de pollo. Con un poco de ensalada de guarnición es una cena súper completa.

Esta cocción en rollitos ayuda a que la pechuga de pollo se reseque algo menos. Hoy te lo traigo con un relleno tradicional, jamón y queso pero puedes cambiar el relleno a tu gusto para tener un plato diferente cada vez que lo prepares. ¿Te lo imaginas con manzana cocida y queso de cabra? ¿o con pera y gorgonzola? ¿o champiñones con queso manchego? no puedo parar de imaginar opciones para preparar esta pechuga de pollo.

Ingredientes (2 personas):

  • 200g pechugas de pollo
  • 100g jamón cocido
  • 100g queso San Simón ahumado
  • Albahaca
  • Un chorrito de vino blanco
  • Sal, pimienta, aceite de oliva

Paso a paso:

  1. Cortar las pechugas en filetes finos (o pedirlas ya cortadas).
  2. Echar sal y pimienta al gusto.
  3. Colocar una loncha de jamón, un trocito de queso y un par de hojas de albahaca sobre cada filete.
  4. Enrollar con cuidado y pinchar un palillo que atraviese cada rollito
  5. Poner en una bandeja de horno y pintar con un poco de aceite de oliva.
  6. Echar un chorrito de vino blanco en la bandeja.
  7. Cubrir la bandeja con papel de aluminio haciendo un par de cortes para que pueda salir el vapor.
  8. Hornear a 180ª entre 12 y 15 minutos (dependiendo del grosor del rollito).

¿Qué hago si…

… no se cierran los rollitos?

Asegúrate que las lonchas de queso son suficientemente finas para doblarse, si las has cortado a tacos, es posible que no puedas cerrarlos.

 

… me ha quedado seco?

Si está seco, reduce el tiempo de cocción o intenta abrir menos el papel de aluminio. Cada horno es un mundo. Si tienes un termómetro de sonda, sácalo del fuego cuando el interior esté a 65º. Con el calor residual acabará de cocerse sin resecarse.

Anuncios