¿Cómo te ha ido el fin de semana? Yo he podido disfrutar del sol y he aprovechado para sacar muchas fotos así que en breve publicaré varias entradas de excursiones en Suiza.

De momento, te traigo una tarta súper fácil, de queso con pera y frambuesa. ¿Quizá una idea para San Valentín?.


Las tartas suelen tener un punto de dificultad más alto que los bizcochos, ya que necesitan dos elaboraciones, la masa y el relleno. A mí me encanta preparar masas diferentes, de frutos secos, de dátiles… pero se necesita material y un poco de maña.

Esta receta está adaptada para que la pueda hacer todo el mundo y conseguir un resultado de pastelería.  Te animo a que la pruebes hoy mismo, no hace falta esperar a un día concreto para demostrar nuestro amor. ¿Te animas?

Ingredientes (molde 28cm diametro)

Para la masa

  • 1 huevo L (75g huevo)
  • 100g azúcar
  • 175g mantequilla pomada (fuera de la nevera)
  • 45ml leche
  • 330g harina
  • Pizca de sal
  • mantequilla y harina para untar el molde

Para el relleno:

  • 300g queso ricotta (o mató)
  • 3 huevos
  • 130g azúcar
  • 20g maicena
  • 1/2 vaina de vainilla
  • 1 pera
  • 150g frambuesas

Paso a paso

Preparar la masa:

  1. Batir el huevo con el azúcar
  2. Añadir la mantequilla pomada y batir hasta que se integre. Tendrá aspecto de masa cortada. No te preocupes.
  3. Añadir el resto de ingredientes. Batir hasta que quede una masa lisa.
  4. Untar el molde con mantequilla y espolvorear una capa de harina para evitar que se pegue. Tirar la harina sobrante.
  5. Volcar la masa en el molde y con los dedos ir aplastándola hasta tener la base formada. Pasar un cuchillo y recortar los bordes a ras del molde para que la parte superior quede lisa.

Ya ves que es una base muy fácil, sin tiempos de reposo, sin amasado, sin estirado con rodillo. Sólo tienes que asegurarte que queda un grosor uniforme. Lo notarás al ir aplastando con los dedos y sobretodo, al mirar el borde desde arriba.

Preparar el relleno:

  1. Escurrir el queso para eliminar el exceso de líquido.
  2. Abrir la vaina de vainilla y saca las semillas rascando un cuchillo.
  3. Colocar todos los ingredientes en un bol y triturar con la batidora.

Montar la tarta y hornear: 

  1. Volcar el relleno sobre la masa.
  2. Colocar la fruta formando una capa uniforme. Es importante que la tarta quede totalmente cubierta, de lo contrario, las partes sin cubrir subirán y se deformará. En mi caso, he optado por cubrir la parte exterior con pera y dejar sólo el centro con frambuesas. Pon la fruta que más te guste.
  3. Hornear a 180º durante 30 minutos. Cada horno es diferente, para saber si está lista clavar un palillo en el centro de la tarta. Debe salir limpio.
  4. Esperar a que se enfríe para desmoldar. Mientras está caliente, la masa es muy frágil y corres el riesgo de romperla.

¿Qué hago si…

… en el horno se sube del centro y coge un color tostado?

Lo más probable es que te hayas olvidado de cubrirla de fruta. El relleno lleva huevos, que tienden a suflar (subir). No pasa nada, abre la puerta del horno unos minutos, baja la temperatura y deja que se acabe de hornear. No te preocupes si sube un poco, al sacarla del horno, perderá el aire y volverá a su posición inicial.

… la masa se encoje?

Es normal, esta masa no tiene reposo y por lo tanto, tiende a contraerse con el calor. Siempre debes dejar un pequeño margen entre el borde de la tarta y el relleno. Si sigues las cantidades que te recomiendo, te quedará a la altura perfecta.

… el relleno queda grumoso al batir?

Si quedan pequeños grumos del queso no pasa nada, con el calor del horno se derretirán y quedará una masa homogénea. Si te da un poco de miedo, pasa el relleno por un colador antes de ponerlo sobre la masa.

… la masa está demasiado líquida?

Si has respetado la cantidad de huevo, seguramente es porque la mantequilla está muy derretida. Introduce la masa unos minutos en la nevera y espera a que tome consistencia. Recuerda que al poner la mantequilla debe estar pomada, no derretida, para que se integre bien al amasar.

Si has puesto más cantidad de huevo, añade un poquito de harina y amasa bien.

… se me ha olvidado sacar la mantequilla de la nevera?

Sobretodo, no la introduzcas en el microondas. Queremos mantequilla pomada, no derretida. Si es invierno, puedes ponerla en un bol cerca de un calefactor. En verano, cerca de una ventana donde de el sol. Si no tienes ninguna de estas dos opciones, córtala a láminas muy finas y con el mismo calor de tus manos al cortarla, quedará pomada en un par de minutos.

… mi molde es de tamaño diferente?

Para evitar que te falte o te sobre masa te recomiendo que calcules el volumen de tu molde. Esta tarta la he preparado con un molde de 28cm. Tiene un volumen de 620ml. Coge tu molde y mide cuánta agua cabe dentro. Después compara el volumen de tu molde (cantidad de agua) con el volumen del mío y ajusta la cantidad de la receta.

Por ejemplo, si tienes un molde rectangular de 12x35cm, tendrá un volumen de 420ml. Para calcular la diferencia tienes que dividir: volumen de tu molde / volumen del molde de la receta. En este ejemplo, el molde rectangular tiene el 67% de volumen que el molde original.  Tendrías que reducir un tercio todas las cantidades de esta receta.

Si no te ha quedado claro, clica en este link de directo al paladar, tienen una tabla con todas las conversiones ya hechas.

Trucos de organización:

  1. Si te gusta hacer tartas, puedes aprovechar para hacer el doble de masa y congelarla. Así, cuando te apetezca preparar otra, no tienes que preocuparte por los ingredientes ni el tiempo, la sacas del congelador y le pones un relleno a tu gusto.
Anuncios