Para mí, una comida de domingo sin postre, no es una comida de domingo. Eso no significa que cada domingo me pase toda la mañana en la cocina, como postre me vale un poco de yogur con fruta, que se prepara en 2 minutos o una crema catalana como la de hoy, súper rápida y fácil y que además me sirve para aprovechar dos yemas de huevo que me habían sobrado de esta receta de pescado a la sal.

De hecho, mi historia con la crema catalana, es una historia de aprovechamiento. Es uno de los postres que nunca me vienen a la cabeza cuando pienso en algo dulce pero no puedo evitar prepararlo cada vez que veo yemas de huevo en la nevera. Se prepara con antelación, lo que lo puede convertir en un postre perfecto si tienes poco tiempo o invitados.

Si quieres saber más sobre la historia, las diferencias entre natillas, crema pastelera y crema catalana y muchas más curiosidades, visita la web de gastronosfera, donde han publicado una entrada un montón de información sobre ello.

Ingredientes (2 raciones)

  • 2 yemas de huevo
  • 200ml leche (150ml + 50ml)
  • 50ml nata
  • 1 rama de canela
  • 25g azúcar
  • 1 trocito de piel de limón
  • 20g maicena
  • Azúcar para quemar (la cantidad va al gusto)

Paso a paso:

  1. En un cazo, poner la leche (150ml), la nata, la canela, la piel de limón y el azúcar. Poner a calentar y apagar el fuego justo antes de que hierva. Dejar templar unos 5 minutos.
  2. En un bol grande, mezclar un poco de leche fría (50ml) con la maicena. Remover bien y añadir las yemas de huevo. Batir la mezcla para que esté bien integrado.
  3. Una vez la leche del cazo está templada, colar e ir vertiéndola poco a poco sobre el bol con la maicena y los huevos. Es importante ir removiendo mientras añadimos la leche, de lo contrario, al estar caliente, corremos el riesgo de que las yemas de huevo quajen y se formen grumos con la maicena.
  4. Poner toda la mezcla en el cazo de nuevo y poner a fuego medio. Ir removiendo. Estará lista en unos 5 minutos. Recuerda que al enfriar esperará un poco más.
  5. Servir en porciones individuales y dejar enfriar
  6. En el momento de comer, espolvorear azúcar sobre la crema y quemar con un soplete o quemador.

¿Qué hago si…

… no tengo nata?

La nata ayuda a que la crema catalana quede con una textura más sedosa. Además, ayuda a que espese antes y las yemas de huevo sufran menos. La receta original se hace sólo con leche. Sustituye la cantidad de nata por leche y no tendrás ningún problema.

… me han quedado grumos?

¿Has disuelto la maicena en leche fría? y ¿has removido mientras echabas la leche templada sobre la mezcla de maicena y huevos?. Por ultimo, ¿has ido removiendo mientras la crema estaba en el fuego?. Si has seguido estos tres pasos, no deberían salirte grumos. Siempre puedes batir con unas varillas de mano justo antes de servir si la textura no es de tu agrado o si algo ha fallado durante la elaboración.

… quiero darle otros sabores?

Yo a menudo sustituyo la canela por vainilla o la piel de limon por piel de naranja. Me adapto a lo que tengo en la despensa. Haz tus propias pruebas y tendrás postres diferentes cada semana.

… me gustan más líquidas?

Puedes reducir la cantidad de maicena o retirar antes del fuego. La textura va a gusto de cada comensal. Recuerda que tiene que ser suficientemente espesa para que aguante el azúcar quemado encima. Si es demasiado líquida, el azúcar irá al fondo y no lo podrás quemar. Es decir, tendrás natillas en vez de crema catalana, igual de deliciosas!.

 

Anuncios