Esta semana he vuelto a empezar clases de alemán, esto es algo muy positivo pero significa que dos días por semana llego a casa a las nueve y media de la noche y no tengo apenas tiempo de cocinar.

Pese a ello, me niego a renunciar a comer rico. Sé que en Zürich es muy fácil encontrar comida precocinada en los supermercados pero ¿alguien ha pensado alguna vez en la pobre señora Betty Bosy, preparando comida casera para miles de personas cada día?… Bromas a parte, en los próximos meses necesitaré recetas ultra rápidas y que me reconforten después de un día de trabajo y estudio.

Esta es una de ellas, lista en menos de 15 minutos y con sabor a casa. Además, aunque no lo parezcan, los guisantes son de la familia de las legumbres, y tienen un aporte generoso en proteínas, lo que nos permite tener una cena completa con un plato único.

Os animo a que la incorporéis en vuestras cenas, o a llevarla en vuestros tuppers. Vuestra salud y vuestro bolsillo os lo agradecerán.

Ingredientes (2 personas):

  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 450g guisantes en conserva
  • 100ml tomate triturado (sin azúcar añadido)
  • 2 lonchas de jamón ibérico
  • 10 hojas de albahaca
  • 1 chorrito de vino blanco (opcional)
  • 1 cucharada de aceite de oliva

Paso a paso:

  1. Picar la cebolla y el ajo muy pequeño.
  2. Cortar el jamón en tiras de medio centímetro aproximadamente (o tacos pequeñitos).
  3. En una sartén mediana, poner una cucharada de aceite y sofreir la cebolla y el ajo a fuego medio. No debe dorarse, sino quedarse cocinado en blanco.
  4. Una vez esté el sofrito (5 minutos), añadir vino blanco. Dejar que evapore todo el alcohol.
  5. Añadir el jamón y dejar un minuto para que la grasa impregne el sofrito y deje todo su aroma.
  6. Añadir los guisantes, el tomate y la albahaca.
  7. Dejar 3 minutos a fuego medio hasta que el tomate esté integrado y haya formado una salsa.

¿Qué hago si…

…sólo tengo guisantes congelados?

Hoy en día pueden encontrarse guisantes congelados o en conserva de gran calidad. Si tu presupuesto es ajustado o no es temporada de guisantes son una opción excepcional. Procura comprar guisantes pequeños, tiernos, para que te garantizen un sabor dulce y una piel fina, sin resistencia. La diferencia de precio entre un buen guisante y un guisante mediocre es mínima y notarás una gran diferencia en el plato.

… no tengo jamón?

Este es un problema que tengo a menudo. Mis existencias de jamón dependen de las visitas o de mis visitas a España. Puedes sustituir el jamón por chorizo, bacon o unos trocitos de blutwurst (morcilla). La cantidad es pequeña y tan sólo buscamos un producto con un toque alto de sal para compensar el dulzor del guisante.

… no tengo albahaca?

Ya sé que las hierbas son siempre opcionales, pero de verdad, marcan una gran diferencia. Si no tienes albahaca prueba con un poco de tomillo, orégano o incluso hierbabuena. Darán frescor a tu plato y harán que quieras repetir esta receta todas las semanas.

 

Anuncios