Hoy te traigo una receta de domingo, de las que invitan a sentarte en la mesa y disfrutar de cada bocado. Lo mejor, es rápido y súper fácil de preparar, así que no tendrás que pasar la mañana en la cocina.

El bacalao desalado es uno de los pescados más versátiles, (si no que se lo digan a los portugueses, que dicen tener más de 1000 formas de cocinarlo). A mí, me gusta mucho con espinacas salteadas pero si le añadís esta salsa de queso san simón, el resultado está asegurado. El toque ahumado de la salsa contrasta con el dulzor de las pasas y el punto salado del bacalo. Podría explicaros mil maravillas pero te animo a  que lo pruebes y descubras tú mismo.

Ingredientes:

  • 300g bacalao salado (o ya desalado)
  • 2 dientes de ajo
  • 300g espinacas
  • 50g pasas
  • 50g piñones
  • 100ml nata
  • 100g queso san simón

Paso a paso:

  1. Desalar el bacalao. Probablemente este es el punto más importante de toda la receta. Para un lomo de unos 2,5cm de grosor en salado, tener en remojo 4 días y luego cambiar el agua todos los días durante 5 días más. Es importante poner el bacalao con la piel hacia arriba, de lo contrario, la sal se acumulará entre la piel y la carne del pescado. Dejar el bacalao con el primer agua durante varios días ayuda a que el bacalao se rehidrate lentamente sin cambios bruscos y ayuda a que tome volumen. Si no tenéis claro cuánto tiempo dejarlo podéis probarlo en crudo hasta encontrar un punto de sal que os guste.
  2. Poner el bacalao en una fuente de horno con los dientes de ajo y un chorrito de aceite. La piel hacia abajo para protejer el pescado del calor directo de la bandeja. Cubrir con papel albal y cocinar durante 12 minutos a unos 160º. El tiempo de cocción depende mucho del grosor del bacalao, si tenéis un termómetro de cocina, dejad cocinar hasta que el interior alcance los 55º.
  3. Poner en un cazo el queso y la nata y calentar hasta formar una salsa de textura cremosa. Retirar del fuego.
  4. Saltear las espinacas con las pasas y piñones

Emplatado:

  • Poner la salsa en el fondo del plato
  • Servir las espinacas salteadas
  • Servir el bacalao al horno

¿Qué hago si…

… no me atrevo a desalar el bacalao?

En las tiendas de salazón lo venden también desalado. Desalar el bacalao es un proceso fácil, tan sólo tienes que acordarte de cambiar el agua una vez al día. Si no estás muy segura, pruébalo hasta que creas que tiene un punto de sal agradable. Las primeras veces es mejor dejarlo más bien “soso” ya que siempre puedes añadir sal durante el cocinado. Calcula el tiempo de remojo en función del grosor del pescado, para un lomo de 1cm de grosor tendrás suficiente con la mitad de días de remojo (2 días en la primera agua y 3 cambios de agua adicionales).

… no sé donde comprar bacalao desalado?

Si vives en Zürich este puede ser tu mayor problema. Yo he conseguido encontrar bacalao salado en Globus y en algunos Migros grandes. Ten cuidado, no todo el pescado blanco que venden salado es bacalao. Debes fijarte en la especie, tiene que decir Gadus Morhua, si no es ésta, mejor no lo compres. De hecho, esto también aplica en España, ya que cada vez se venden más abadejo salado haciéndolo pasar por bacalao.

… no tengo queso San Simón?

El queso San Simón es un queso con DO protegida que se produce en Galicia. Es un queso de leche cruda de vaca que se ahuma durante el proceso de curación. Este ahumado le da un sabor muy característico. Si no tienes San Simón, puedes utilizar queso idiazábal o queso ahumado de raclette, que también tienen un toque ahumado. Si utilizas idiazábal o un queso ahumado curado, añade 50ml extra de nata ya que el queso idiazábal es menos cremoso que el San simón.

Anuncios