Esta receta con nombre exótico es nuestra solución a numerosas cenas cuando llego tarde a casa y no tengo tiempo. La preparo también a menudo como aperitivo cuando tengo visita ya que es perfecta para que cada uno vaya “picoteando” mientras hablamos y estamos en grupo.

Ingredientes: 

  • 1 lata de garbanzos
  • 1 cucharada sopera (generosa) de Tahina (pasta de sésamo)
  • 2-3 cucharadas soperas de agua
  • Comino, coriandro, sal, pimienta (al gusto)
  • Aceite oliva y pimentón para decorar
  • 1 plato de verduras crudas al gusto: Zanahorias, Pepino, Pimiento colores, Brócoli…
  • Bastoncitos de pan (opcionales)

Paso a paso: 

  1. Enjuagar los garbanzos (siempre lo hago para eliminar el exceso de sal, conservantes etc que puedan tener al estar envasados)
  2. Triturar con el túrmix los garbanzos junto con el agua, la tahina, y las especias (al gusto). La cantidad de agua variará en función del tipo de garbanzo, tiene que quedar cremoso pero no líquido, si está demasiado espeso podéis añadir un poco más de agua.
  3. Cortar las verduras en bastoncitos (o trocitos que permitan mojar en el hummus)

Emplatado: 

  • Colocar el hummus en un plato hondo o bol
  • Espolvorear un poco de pimentón (dulce o picante al gusto) y aceite de oliva
  • Servir con la verdura y los bastoncitos de pan como guarnición

Qué hago si..? 

No tengo tahina…

La tahina es un producto de origen árabe, hoy en día se encuentra en la mayoría de supermercados en la zona de comida internacional. Se conserva en la nevera mucho tiempo una vez abierto y merece la pena probarla. De todos modos, si no tenéis tahina en casa, no es imprescindible, podéis hacer el hummus sin ella y compensar con un poquito más de especias. La textura será ligeramente distinta pero en casa lo he hecho muchas veces sin ella y el resultado es igualmente bueno.

 

Anuncios