Esta sopa fría de tomate y cerezas es un plato fresco y sabroso para los días calurosos de verano. Se prepara en menos de 10 minutos y se puede preparar con antelación y guardar en la nevera.

La receta está adaptada del libro “Cuina amb Joan Roca” y ha sido uno de mis platos estrella de este verano.

Ingredientes (2 raciones)

  • 500g tomates maduros
  • 200g cerezas
  • 30g pimiento colores
  • 30g cebolla
  • 30g pepino
  • Aceite oliva virgen extra
  • Sal
  • Albahaca

Paso a paso

  1. Escaldar los tomates (meterlos en agua hirviendo 10 segundos) y retirarles la piel
  2. Deshuesar las cerezas
  3. Juntar los tomates ya pelados con las cerezas deshuesadas (guardar algunas cerezas para decorar). Añadir sal y aceite al gusto
  4. Pasar por un colador de malla fina (separaremos así pepitas de tomate, trocitos de piel de cereza, etc que resultan molestos al tomar la crema)
  5. Picar en brunoise (muy pequeño) el pimiento, la cebolla, el pepino y la albahaca

Emplatado

  • Servir la crema y colocar la verdura en brunoise y las cerezas que habíamos reservado como decoración
  • Una alternativa es emplatarlo en pequeños vasitos para servir como aperitivo o entrante en una comida de grupo. Aunque modifiquéis el emplatado, tomarlo con cuchara o la guarnición de verdura resultará desagradable en boca.

Qué hago si…?

No tengo cerezas….

No desesperes, puedes sustituirlo por melocotón, nectarina, sandía… prácticamente todas las frutas dulces combinan bien con el tomate, ya que éste tiene un alto nivel de acidez. Podéis sustituirlas sin problema. Evitad frutas ácidas como la fresa o las frambuesas ya que el nivel de acidez puede ser excesivo.

Anuncios